portada de la pagina

Historia

Inicialmente se operó con un capital autorizado de Gs. 10.000.000; luego se aumentó a Gs. 30.000.000 y, luego -en base a la positiva evolución registrada- quedó fijado en Gs. 70.000.000, integrando ya hacia mediados de 1968 la suma de Gs. 21.400.000. La central eléctrica y la red de distribución fueron financiadas con los aportes de la comunidad de Villarrica y de IPS (Instituto de Previsión Social) y créditos obtenidos en Alemania Occidental y Suiza, con la garantía del Banco Central del Paraguay.

imagen historia de clyfsa

Villarrica se ilumina

En los días de octubre de 1956 llegó a Villarrica la primera partida de maquinarias, directamente importadas de Alemania, y trasladadas desde la aduana de Asunción. Eran dos grupos electrógenos, compuestos cada uno por un motor diesel de 310 CV a 600 r.p.m marca Deutz, con 8 cilindros de 4 tiempos verticales, un generador de corriente trifásica de 250 kVA marca Conz, de 400/231 voltios, 50 ciclos por segundo, 600 r.p.m, equipos de refrigeración por radiador, juego de herramientas y repuestos normales y especiales, significando en ese momento una inversión de US$ 62.090,50 CIF, correspondientes a las sumas de Gs. 3.947.484,32. A estos equipos se sumarian luego un tercer equipo de electrógeno de 300 kVA. Según narraba Don Juan Pablo Salazar, "la gente salía a la calle para ver, se emocionaba. Eran motores enormes". Y añadía su señora, Doña Nelly Yaryes: "cuando los generadores eran descargados en la planta, la gente estaba tan contenta que aplaudía sin parar. Era la esperanza que llegaba". Los materiales eléctricos y las columnas de hierro para el alumbrado público -conocidas con el nombre de "látigos"- llegaron en los camiones de carga de Don Teobaldo Gotze. El pago del flete se hizo en acciones.

imagen historia de clyfsa

En ese momento el Ing. Enzo Debernardi, quien ya había completado su asesoría para las nuevas redes de distribución y la adquisición de maquinarias, presidía ANDE. A solicitud suya, el Ing. Hans Krauch supervisó el montaje de todas las instalaciones requeridas y las puestas en funcionamiento de las mismas. Participaron en este proceso de montaje los mecánicos Molinas Perna y Pérez Veneri, con quienes Don Teobaldo Gotze colaboró muy de cerca.

Un contrato de locación de asistencia técnica fue suscrito el 29 de abril de 1960 entre CLYFSA y ANDE. Esta se comprometía a "planear los métodos de trabajo, ejecutar el montaje, instalación y puesta en marcha de la planta electrógena y red de distribución previstos en el proyecto respectivo, proveer el personal técnico, capataces y operarios especializados".

imagen historia de clyfsa

Solo meses después, el 3 de septiembre de 1960, el Presidente de la República, Gral. Alfredo Stroesner, accionó la llave maestra que había sido instalada en el lugar. El centro de la ciudad quedo completamente iluminado. La empresa recibió calurosas felicitaciones del Poder Ejecutivo y de las personalidades que asistieron al evento. En el discurso pronunciado durante el acto de inauguración, el Presidente del Directorio, Ing. José Domingo Ocampos Irazusta, puso énfasis en la cooperación de las fuerzas vivas de la ciudad, de las autoridades nacionales y municipales, de instituciones oficiales, y de toda la comunidad en general, para buscar el objetivo tan buscado. Dijo, entre otras cosas: "cuando se proyectó o se pensó esta obra, ante muchos aparecía como una visión absolutamente lejana, de una cristalización imposible. Las dificultades fueron grandes pero triunfó, podemos decir, el sentimiento optimista obstinado con el que triunfan siempre en nuestro país los que perseveran tenazmente y con fe en los resultados de la reflexión y el estudio; con el espíritu abierto a toda crítica sana y a toda observación constructiva, pero en cambio cerrado, obstinadamente cerrado, a toda subgestión derrotista e inflexiblemente firme ante toda oposición arbitraria e interesada".

La provisión de energía fue aumentando paulatinamente, pasando de cinco a veinte horas diarias al cabo del primer año de servicio, para llegar en poco tiempo a las veinticuatro estipuladas por el contrato de concesión. Se completó primero el suministro desde el Boulevard Iturbe hasta el Barrio Estación, para continuar con la iluminación del Barrio San Miguel y luego el Barrio Santa Librada. Progresivamente fueron cubriéndose las necesidades energéticas de toda la ciudad.

Del diesel a la energía hidroeléctrica

El crecimiento de la demanda fue tal, que a un año de iniciado el suministro, el Directorio consideró la necesidad de estudiar una ampliación del servicio en base al inicio de la explotación del sistema hidroeléctrico de las centrales Acaray-Monday, cuyas gestiones de construcción ya habían comenzado. Reunidos el 26 de septiembre de 1961, los Directores abordaron el tema. El acta de la sesión expresa: "Villarrica se halla ubicada dentro de la zona de influencia que servirá el sistema hidroeléctrico Acaray-Monday, conjuntamente con otras poblaciones del interior que se beneficiarán con este servicio. Las redes de distribución de energía de las poblaciones que las tengas totalmente reacondicionadas, y construidas completamente en las demás. Debe recalcarse que entre las poblaciones que redes de distribución en la zona de influencia mencionada, la única que puede mencionarse como tal y realmente utilizable es la de Villarrica, según el informe presentado por la ANDE al Banco Interamericano de Desarrollo. Esto significa que en oportunidad del inicio del abastecimiento de energía hidroeléctrica, en Villarrica ya se contará con la importante contribución de una red moderna de distribución y un mercado de consumo con demanda suficientemente desarrollada como justificar toda transmisión de energía. "De este modo, CLYFSA se anticipaba ya al proceso de modernización que sobrevendría".

A comienzos de los 70 el Gobierno Nacional puso en marcha el Plan Nacional de electrificación del interior, basado en la provisión energética del complejo de Acaray, al que luego se sumaría Itaipú. En 1973 se construyó la sub-estática de Coronel Oviedo, y se instaló la línea 66.000 kV. hasta Villarrica y la sub-estática en Paso Pé, conocida como Sub-estática Santa Lucia.