portada de la pagina

Historia

A partir de entonces se inicia un nuevo periodo en la historia de CLYFSA y de la ciudad. El 13 de enero de ese año la empresa suscribe un contrato de abastecimiento de energía eléctrica con la ANDE. Aprobado al mes siguiente por Decreto del Poder Ejecutivo Nº 31.046 y se ajusta, a partir de ese momento, al pliego nacional de tarifas. Deja de producir energía eléctrica con sus propios grupos generadores y se convierte en compradora mayorista, concentrando todos sus esfuerzos y recursos en la distribución. Negocia con la empresa estatal los equipos que había utilizado hasta el momento, dos de los cuales fueron enviados a Pedro Juan Caballero, quedando el tercero en Asunción, como reserva energética del Palacio de Gobierno.

imagen historia de clyfsa

Este contrato fue muy significativo porque le permitió a CLYFSA superar las dificultades que implicaba mantener en funcionamiento los grupos de generadores diesel y cancelar una deuda que tenía en el Banco Central Del Paraguay por el crédito tomado para adquirirlos. La más beneficiada, sin embargo, resultó la población de Villarrica, pues bajó notablemente el precio de la energía, si bien mucho antes ya la empresa había puesto en practica medidas que favorecían a las familias de escasos recursos, a las instituciones educativas, de salud y de asistencia social, así como a las que reunían a ex-combatientes de la guerra del Chaco.

Presidía entonces el Directorio Don Hugo Girala, quien habiendo asumido el 26 de septiembre de 1971 permaneció en el cargo 31 años ininterrumpidos, hasta el 7 de abril de 2002. "El crecimiento de la empresa fue enorme -recuerda-. Había suficiente energía para distribuir, creció el número de los usuarios, que inicialmente eran 600. Hicimos un estudio que identificaba 2.400 casas que debían ser provistas de electricidad. Hoy la empresa tiene mas de 14.000 usuarios, con un crecimiento del 10% anual".

imagen historia de clyfsa

La inversión mas importante realizada durante la gestión de Don Hugo Girala estuvo vinculada a la instalación de redes aptas para recibir la energía suministrada por la ANDE, cuyas líneas eran de 23.000 voltios, en tanto las de CLYFSA eran de 6.000 voltios. La entidad pública, por su parte, invirtió en un transformador especial para abastecer a estas últimas. "Como el nuestro era el único transformador de esa naturaleza -explica Don Hugo- nunca nos faltó energía. Mientras ocasionalmente el resto del país quedaba a oscuras, en Villarrica siempre teníamos luz. Más tarde, ese transformador nos quedó pequeño y tuvimos que cambiar algunas líneas a 23.000 voltios, con el sistema más moderno del ramo. Con este cambio, que se hizo entre 2000 y 2002, afrontamos el aumento de la demanda que fue previsto para los próximos diez años. En estos momentos hay más de 100 transformadores, unos 80 de 23.000 voltios y el resto de 6.000. Todo el centro de la ciudad está funcionando todavía con esa tensión, pero con el sistema renovado y mejorado, tanto para el alumbrado público como para las conexiones domiciliarias. Ahora el servicio es mejor, hay más técnicos y más usuarios. Creo que CLYFSA tiene capacidad para ampliarse y buscar nuevos horizontes".

Una nueva época.

imagen historia de clyfsa

El año 2001 marcó el inicio de una nueva etapa en la vida de CLYFSA, con un Directorio renovado al que accedieron descendientes de los pioneros, portadores de una visión actualizada de la gestión empresarial, que se orienta a consolidar los logros de sus antecesores y generar crecimiento sostenido.

Hoy CLYFSA proyecta la imagen de una empresa sólida y moderna, arraigada en el espíritu de una comunidad, que demuestra ser actor preponderante en el desarrollo del sector energético nacional, insertándose con competitividad en esta era de economías globalizadas.